¿El hecho de usar lupas electrónicas de amplificación puede dañar mi visión? 

No. Las ayudas visuales no perjudican la visión. De hecho, es una herramienta que estimula nuestro resto visual y nos mantiene activos y autónomos en las actividades de la vida diaria.

 

¿Qué diferencias hay entre estas ayudas visuales electrónicas y un libro electrónico? ¿y con la lupa convencional? 

La gran diferencia con los libros electrónicos es que las ayudas visuales electrónicas son funcionales para papeles, textos, libros, periódicos, recibos o fotografías que tengamos en nuestras manos. En algunos casos también podremos hacer trabajos manuales y escritura. El libro electrónico es una herramienta muy útil únicamente para leer libros que tengamos introducidos en la memoria del dispositivo. La diferencia principal entre las lupas "de toda la vida" y las lupas electrónicas es que estas últimas proporcionan mucho más aumento. Con ellas, obtenemos un mayor campo visual sin aberraciones y una lectura o visión más cómoda gracias al sistema auto-enfocable.

 

¿Qué son los aumentos y cuál es la mejor manera de aprovecharlos? 

Los aumentos son el número de veces que agrandamos el tamaño del objeto. Por ejemplo, cuando hablamos de una lupa portátil que tiene un rango de 3X, 4.5X y 6X, significa que en la pantalla se verá reflejada la letra que tenemos debajo de la lupa 3, 4.5 ó 6 veces aumentada. En el caso de la letra de un artículo de periódico, que mide 3 milímetros, teniendo una lupa electrónica de mano en la posición de 3X, veremos en la pantalla dicha letra de periódico en un tamaño de 9 milímetros.

La variación de los aumentos sirve para poder personalizar la lectura según la necesidad o discapacidad del paciente. De esta forma, un paciente que usa 4.5X para leer la letra de un artículo de periódico, podrá usar la misma lupa en la posición 3X para leer subtitulares y así aprovechará al máximo los aumentos y el campo de visión de la lupa.

Debemos recordar que siempre tenemos que poner el mínimo aumento en la lupa que nos permita leer el texto para conservar el máximo campo de visión. Así conseguiremos una lectura más cómoda y rápida.

 

¿Debo usar gafas para mirar la pantalla de mi lupa electrónica? 

Preferiblemente las gafas de visión próxima que ya tengamos en casa. De esta forma, conseguiremos ver la pantalla con más nitidez y podremos poner menos aumento en la lupa electrónica, ganando campo de visión y velocidad lectora. 

 

A continuación ponemos 3 casos prácticos por si les sirve de ayuda:

Caso práctico 1: paciente de 70 años, operado de cataratas. Miope de 3 dioptrías. Agudeza visual 0,3 en el mejor ojo con la graduación (-3,00d). A este paciente le aconsejaríamos que no usara ningún tipo de gafa para mirar la pantalla de su lupa de mano. Para una lupa de sobremesa (pantalla grande) le aconsejaríamos no usar gafas si su distancia de trabajo (ojo-pantalla) son 35cm aproximadamente o unas gafas monofocales de media distancia(-1,00d) si su distancia de trabajo son 50cm.

 

Caso práctico 2: paciente de 65 años, no operado de cataratas. Para visión lejana no usa gafas porque no mejora su visión (tiene muy poca graduación). Su agudeza visual es 0,2 en el mejor ojo. Le aconsejaríamos usar gafas monofocales en visión próxima para usar su lupa electrónica de mano y gafas de media distancia o cerca (en función de la distancia ojo-pantalla) para una ayuda visual de sobremesa.

 

Caso práctico 3: paciente de 23 años, no operado de cataratas. Miope de -6,00. Agudeza visual corregida en el mejor ojo 0,4. Le aconsejaremos que use su gafa de visión lejana siempre (para cerca, media distancia o lejos). 

 

Los pacientes menores de 40 años y no operados de cataratas no deben usar gafas de media distancia o cerca para optimizar su visión, ya que su sistema acomodativo les permite enfocar a dichas distancias.

Tampoco deberán usar gafas de visión próxima aquellos pacientes que no les aporta ninguna mejora en su agudeza visual y por tanto usan el mismo aumento de la lupa electrónica con o sin gafas.

 

¿Puedo probar las ayudas electrónicas? 

Por supuesto, somos un centro óptico especializado en la baja visión. Nos puede visitar en la Calle Enrique Granados 139 de Barcelona, dónde encontrará a su disposición optometristas especializados en baja visión que le asesorarán y orientarán para que elija la lupa o ayuda visual más adecuada para usted. 

Si tiene cualquier duda, llámenos al 93 368 83 36 para consultar su caso en particular, ya que puede haber variables como; la graduación del paciente (miopía, hipermetropía o astigmatismo), la distancia de lectura con la lupa (portátil o de sobremesa), la agudeza visual del paciente, las gafas que usa habitualmente son progresivas y no monofocales... ¡Estaremos encantados de poder ayudarte!